Comunidad

Lo que viene con la sangre

En la fase de Investigación de nuestro próximo taller, Latencia y revelación, revisaremos las posibilidades que nos ofrece el archivo como herramienta para la estructuración de nuestro trabajo creativo. A continuación, un texto de nuestra compañera María Antonia Rodríguez sobre la obra de Taryn Simon, netamente archivística. 

“En toda mi obra anterior he intentado hacer inventarios que parezcan exhaustivos pero ¿Dónde está ese catálogo definitivo que me dirija en una sola dirección, sin permitirme editar, elegir o curar? Esta pregunta me llevó a la sangre, a esa línea directa y absoluta que es la línea de sangre.”

Esto cuenta Taryn Simon, vestida de bibliotecaria, sobre la motivación inicial de su obra “Un hombre vivo declarado muerto y otros capítulos” (2008-2011) en la que, durante 4 años de investigación, reconstruye 18 líneas de sangre en distintos lugares del planeta, teniendo como punto de partida historias particulares y violentas vinculadas a ellas. Desde la primera mujer en secuestrar un avión, hasta un hombre vivo declarado oficialmente muerto en India. 

De este modo construyó un exhaustivo archivo, en el cual cada línea de sangre es documentada de tres formas: 

1. Un panel de retratos, conformado por fotografías realizadas en estudio de cada miembro de la línea de sangre, ordenadas sistemáticamente. 

2. Un panel de texto que contiene la historia particular adjunta a la línea de sangre, narrada por la artista.

3. Un panel de notas, en donde se incluyen citas, documentos y otras referencias,  de una manera más intuitiva, abstracta y desordenada.

La presentación de cada Capítulo tiene la minuciosidad de un taxidermista y el desapego emocional propio del arte conceptual. Es así que se presentan con la misma aparente objetividad científica la historia de una familia víctima del genocidio bosnio o una casta de conejos australianos envenenados por el gobierno. Sin embargo, esta suerte de enciclopedia de casos nos muestra en profundidad ese poder atávico que encierran los vínculos de sangre. Nociones como herencia, religión, territorio o nacionalidad contrastan con miradas neutras y relatos casi periodísticos, pero esa neutralidad es justamente lo que nos permite llenar los intersticios entre imagen, narración y documento, y reconstruir esas historias universales en relación con nuestros propios lazos de sangre y sus propias historias de violencia. 

“El trabajo finalmente está construido casi como un archivo, hay algo que queremos conservar o recordar pero no está necesariamente claro en lo que leemos o en la documentación que hemos recopilado, está en un espacio vacío entre todo eso. De tal modo que me interesa conducir a cierta desorientación y hacia un cuestionamiento adicional sobre esta persistencia de vida y muerte que continúa y continúa y vuelve a cuestionar a qué equivale todo esto”.

El taller online Latencia y revelación comienza el 29 de junio. Para más información escribinos a: hola@territoriocomun.com.ar